miércoles, 23 de diciembre de 2015

Soñé

Hoy, al dormir. Hoy en la vigilia que no puedo evitar.

Cerré los ojos y el sueño llegó para decirme algo más.
Nadando en un mar que empezó oscuro y con profundidad
Ese mar se transformó en una piscina que disfrutar.




Soñé, una vez más y lo logré recordar.
Soñé algo que parecía especial.
Soñé y no lo puedo olvidar.


Aquellos vuelos a ras de tierra para casi poderme estrellar.
Esos lugares que aún no pude admirar.
Lechos ardientes donde al fin descansar.



Soñé, me atrapo y no me deja escapar.
Soñé y no fue una pesadilla más.
Cerré los ojos y me deje soñar.




Por un momento creí que el sueño me soñaba a mi.
Sentí que era así, que el sueño me deseaba a mi.
Quiso atraparme y no pude huir.


Soñé que podía volver a reír.
Soñé que dejaba un rastro hacia mi.
Soñé que me perseguiste hasta allí.


¿Porqué no debo quedarme allí?
Si allí es donde te tengo y puedo ser feliz.
¿Porqué no vivir un sueño sin fin?.


Soñé que atrapé ese sueño y lo traje aquí.
Soñé que lo agarré tan fuerte que lo pude partir.
Soñé que fui capaz de soñarte a ti.


En cada amanecer, al despertar y ver que aún falta algo de mi.
No soy yo, no es algo dentro de mi.
Es aquel sueño que me deja respirar para vivir.


Soñé que ese sueño quería algo de mi.
Soñé que salvaba un mundo que camina para morir.
Soñé con un mundo nuevo a descubrir.


Me expresó los deseos y esta forma de vivir.
Me enseñó que aún queda mucho por sentir.
Me perdí de la mano de ese sueño por ti.


Soñé, cerré los ojos y me dejé llevar.
Soñé, fui el rey en un mundo peculiar.
Soñé, con damas en apuros a salvar.


Pero al final ellas me salvaron en realidad.
No dejé estos sueños escapar.
Me aferro a ellos con una fuerza brutal.


Soñé, conmigo para variar.
Soñé, que tenia un sueño a atrapar.
Soñé y conseguí que no fuera una pesadilla real.

Era un garabato en un papel.
Este garabato se empezó a definir.
En esos ojos que hacen que me pierda en un sueño sin final.


No hay comentarios:

Publicar un comentario